Ubu Rey
Editorial La Bondiola


UBU REY
de Alfred Jarry

Acto Primero

Acto Segundo

Acto Tercero

Acto Cuarto

Acto Quinto

ACTO PRIMERO

Escena I

PADRE UBU, MADRE UBU.

 

PADRE UBU - ¡Mierdra!

MADRE UBU - ¡Oh! Mira qué bonito, Padre Ubu, sois un grandísimo gamberro.

PADRE UBU - ¡No me hagáis acojjotaros, Madre Ubu!

MADRE UBU - No es a mí, Padre Ubu, sino a otro al que habría que asesinar.

PADRE UBU - De por mi velón verde, no lo entiendo.

MADRE UBU - ¿Cómo, Padre Ubu, estáis contento con vuestra suerte?

PADRE UBU - De por mi velón verde, mierdra, señora, ciertamente que sí, estoy contento. Y con menos se estaría: capitán de dragones, oficial de confianza del rey Venceslas, condecorado con la orden del Aguila Roja de Polonia y antiguo rey de Aragón, ¿qué más queréis?

MADRE UBU - ¡Cómo! ¿Después de haber sido rey de Aragón os contentáis conduciendo a las revistas a una cincuentena de matachines armados con machetes, cuando podríais hacer suceder en vuestro frascuelo la corona de Polonia a la de Aragón?

PADRE UBU - ¡Ah! Madre Ubu, no entiendo nada de lo que dices.

MADRE UBU - ¡Eres tan burro!

PADRE UBU - De por mi velón verde, el rey Venceslas está aún bien vivo; y admitiendo incluso que muera, ¿no tiene acaso legiones de hijos?

MADRE UBU - ¿Quién te impide degollar a toda la familia y ponerte en su lugar?

PADRE UBU - ¡Ah! Madre Ubu, me estáis injuriando y pronto se os hará pasar por la cacerola.

MADRE UBU - ¡Eh! Pobre desgraciado, si yo pasara por la cacerola, ¿quién te remendaría la culera del pantalón?

PADRE UBU - ¡Realmente! ¿Y qué más? ¿Es que no tengo un culo como los demás?

MADRE UBU - Si estuviera en tu lugar querría instalar ese culo en un trono. Podrías aumentar indefinidamente tus riquezas, comer muy a menudo morcilla y rodar en carroza por las calles.

PADRE UBU - Si fuera rey me haría construir una gran capellina como la que tenía en Aragón y que esos bribones de españoles me robaron imprudentemente.

MADRE UBU - También podrías procurarte un paraguas y un amplio chubasquero que te llegaría hasta los talones.

PADRE UBU - ¡Ah! Cedo a la tentación. Pajarraco de mierdra, mierdra de pajarraco, si alguna vez me lo encuentro en alguna esquina pasará un mal rato.

MADRE UBU - ¡Ah! Bien Padre Ubu, héte aquí convertido en un verdadero hombre.

PADRE UBU - ¡Oh, no! Yo, capitán de dragones, degollar al rey de Polonia. iAntes morir!

MADRE UBU (aparte) - ¡Oh! ¡Mierdra! (Alto.) ¿Así pues, vas a continuar de pordiosero, igual que una rata, Padre Ubu?

PADRE UBU - Voto a, de por mi velón verde, prefiero ser pordiosero como una rata flaca y valiente que rico como un malvado y gordo gato.

MADRE UBU - ¿Y la capellina? ¿Y el paraguas? ¿Y el amplio chubasquero?

PADRE UBU - ¿Y después qué más da, Madre Ubu?

Se va golpeando la puerta.

MADRE UBU (sola) - Jodre, mierdra, se ha resistido a la descarga, pero Jodre, mierdra, sin embargo creo haberle resquebrajado. Gracias a Dios y a mí misma, quizás en ocho días sea reina de Polonia.


Escena II

La escena representa una estancia de la casa del Padre Ubu donde se encuentra preparada una espléndida mesa.

PADRE UBU, MADRE UBU.

 

MADRE UBU - ¡Eh! Nuestros invitados se retrasan mucho.

PADRE UBU - Sí, de por mi velón verde. Me muero de hambre. Madre Ubu, estás bien fea hoy. ¿Será porque recibimos gente?

MADRE UBU (encogiéndose de hombros.) - Mierdra.

PADRE UBU (agarrando un pollo asado) - ¡Mira! Tengo hambre. Voy a morder este pájaro. Es un pollo, creo. No está malo.

MADRE UBU - ¿Qué haces desgraciado? ¿Qué van a comer nuestros invitados?

PADRE UBU - Ya tendrán bastante, ya. No tocaré nada más. Madre Ubu, ve pues a la ventana a ver si nuestros invitados llegan.

MADRE UBU (yendo.) - No veo nada.

Mientras tanto, el Padre Ubu hurta una rodaja de ternera.

MADRE UBU - ¡Ah! He aquí al capitán Bordure y a sus partidarios que llegan. ¿Qué estás comiendo, Padre Ubu?

PADRE UBU - Nada, un poco de ternera.

MADRE UBU - ¡Ah! ¡La tennera, la ternera, la ternera! ¡Se ha comido la ternera! ¡Socorro!

PADRE UBU - ¡De por mi velón verde, te voy a arrancar los ojos!

Se abre la puerta.


Escena III

PADRE UBU, MADRE UBU, CAPITAN BORDURE Y SUS PARTIDARIOS

 

MADRE UBU - Buenos días señores, os esperábamos con impaciencia. Sentáos.

CAPITAN BORDURE - Buenos días señora. ¿Pero dónde está el Padre Ubu?

PADRE UBU - ¡Héme aquí! ¡Héme aquí! Mecachis, de por mi velón verde, sin embargo estoy bastante gordo.

CAPITAN BORDURE - Buenos días, Padre Ubu. ¡Que se sienten mis hombres!

Se sientan todos.

PADRE UBU - Uff, un poco más y hundo una silla.

CAPITAN BORDURE - ¡Eh! ¡Madre Ubu! ¿Qué nos daréis de bueno hoy?

MADRE UBU - Aquí tenéis el menú.

PADRE UBU - ¡Oh! Esto me interesa.

MADRE UBU - Sopa polaca, ternera, pollo, paté de perro, rabadillas de pava, nata con bizcochos...

PADRE UBU - Eh, ya está, supongo. ¿Aún hay algo más?

MADRE UBU (continuando) - Helado en molde, ensalada, fruta, postre guisado, tupinambos, coliflores a la mierdra.

PADRE UBU - ¿Me tomas por emperador de Oriente para hacer semejantes gastos?

MADRE UBU - No le escuchéis, es imbécil.

PADRE UBU - ¡Ah! Voy a afilar mis dientes en tus pantorrillas.

MADRE UBU - Mejor cenes, Padre Ubu. Aquí está la sopa.

PADRE UBU - Diantre, qué mala es.

CAPITAN BORDURE - No es buena, en efecto.

MADRE UBU - Hatajo de árabes, ¿qué necesitáis?

PADRE UBU (golpeándose la frente) - ¡Oh! Tengo una idea. Vuelvo después.

Se va.

MADRE UBU - Señores, vamos a probar la ternera.

CAPITAN BORDURE - Es muy buena, ya he acabado.

MADRE UBU - A por las rabadillas, ahora.

CAPITAN BORDURE - ¡Exquisito, exquisito! Viva la Madre Ubu.

TODOS - Viva la Madre Ubu.

PADRE UBU (volviendo) - Y pronto vais a gritar viva el Padre Ubu.

Lleva una escoba repugnante en la mano y la arroja en medio del festín.

MADRE UBU - Miserable, ¿qué haces?

PADRE UBU - Probad un poco.

Varios la prueban y caen envenenados.

PADRE UBU - Madre Ubu, pásame paté de perro para que lo sirva.

MADRE UBU - Aquí lo tienes.

PADRE UBU - ¡Fuera todos! Capitán Bordure, tengo que hablaros.

LOS OTROS - ¡Eh! No hemos comido.

PADRE UBU - ¡Cómo que no habéis comido! ¡Fuera todos! Quedáos, Bordure.

Nadie se mueve.

PADRE UBU - ¿Aún no os habéis marchado? De por mi velón verde, voy a chafaros con paté de perro.

Comienza a lanzarlo.

TODOS - ¡Oh! ¡Ay! ¡Socorro! ¡Defendámonos! ¡Maldita sea! ¡Muerto estoy!

PADRE UBU - Mierdra, mierdra, mierdra. ¡Largo! Qué bien lo hago.

TODOS - ¡Sálvese quien pueda! ¡Miserable Padre Ubu! ¡Traidor y desgraciado gamberro!

PADRE UBU - ¡Ah! Por fin se han ido. Respiro, pero he comido muy mal. Venid, Bordure.

Entran junto con la Madre Ubu.


Escena IV

PADRE UBU, MADRE UBU, CAPITAN BORDURE

 

PADRE UBU - Y bien, capitán, ¿habéis comido bien?

CAPITAN BORDURE - Considerablemente, señor, salvo por la mierdra.

PADRE UBU - ¡Eh! La mierdra no era mala.

MADRE UBU - Cada uno tiene sus gustos.

PADRE UBU - Capitán Bordure, estoy decidido a haceros duque de Lituania.

CAPITAN BORDURE - ¡Cómo! Os creía bastante pobretón, Padre Ubu.

PADRE UBU - Dentro de algunos días, si vos queréis, reino en Polonia.

CAPITAN BORDURE - ¿Vais a matar a Venceslas?

PADRE UBU - No es tonto, el tipejo este. Lo ha adivinado.

CAPITAN BORDURE - Si se trata de matar a Venceslas contad conmigo. Soy su enemigo mortal, y respondo de mis hombres.

PADRE UBU (arrojándose sobre él para abrazarle.) - ¡Oh! ¡Oh! Os quiero muchísimo, Bordure.

CAPITAN BORDURE - ¡Eh! Apestáis, Padre Ubu. ¿Acaso no os laváis nunca?

PADRE UBU - Rara vez.

MADRE UBU - ¡Jamás!

PADRE UBU - Voy a pisarte los callos.

MADRE UBU - ¡Bola de mierdra!

PADRE UBU - Marchad, Bordure, he acabado ya con vos. Pero, de por mi velón verde, juro por la Madre Ubu haceros duque de Lituania.

MADRE UBU - Pero...

PADRE UBU - Cállate, mi dulce niña...

Salen.


Escena V

PADRE UBU, MADRE UBU, UN MENSAJERO

 

PADRE UBU - Señor, ¿qué queréis? Largaos con viento fresco. Me cansáis.

EL MENSAJERO - Señor, el rey os llama.

Sale.

PADRE UBU - ¡Oh! Mierdra, voto a bríos, de por mi velón verde, estoy descubierto, me van a decapitar. ¡Ay de mí! ¡Ay de mí!

MADRE UBU - ¡Qué hombre más blandengue! Y el tiempo apremia.

PADRE UBU - ¡Oh! Tengo una idea: diré que son la Madre Ubu y Bordure.

MADRE UBU - ¡Ah! Grandísimo hijoputa, si haces eso...

PADRE UBU - ¡Eh! Esa es mi intención.

Sale.

MADRE UBU (corriendo tras él.) - ¡Oh! Padre Ubu, Padre Ubu, te daré andouille.

Sale.

PADRE UBU (entre bastidores.) - ¡Ah! iMierdra!


Escena VI

El palacio del rey

EL REY VENCESLAS rodeado de sus oficiales; BORDURE; LOS Hl JOS DEL REY, BOLESLAS, LADISLAS Y BOUGRELAS. Después UBU.

 

PADRE UBU (saliendo) - ¡Oh! ¿Sabéis? Yo no tengo nada que ver. Yo no, yo no. Son la Madre Ubu y Bordure.

EL REY - ¿Qué te ocurre, Padre Ubu?

BORDURE - Ha bebido demasiado.

EL REY - Como yo esta mañana.

PADRE UBU - Sí, estoy borracho. Es porque he bebido demasiado vino de Francia.

EL REY - Padre Ubu pretendo recompensar tus numerosos servicios como capitán de dragones, y te hago conde de Sandomir.

PADRE UBU - Oh señor Venceslas. No sé cómo agradecéroslo.

EL REY - No me lo agradezcas, Padre Ubu, y mañana está presente en la gran revista.

PADRE UBU - Estaré, pero aceptad, por favor, esta pequeña flauta.

Presenta al rey una flauta.

EL REY - ¿Qué quieres que haga con una flauta? Se la daré a Bougrelas.

EL JOVEN BOUGRELAS - Si será memo este padre Ubu.

PADRE UBU - Y ahora me largo pitando (cae al volverse.). ¡Oh! ¡Ay! ¡Socorro! ¡De por mi velón verde, me he roto el intestino y reventado la tri pa!

EL REY (levántandole.) - Padre Ubu, ¿os habéis hecho daño?

PADRE UBU - En verdad que sí. Y seguramente voy a reventar. ¿Que será de la Madre Ubu?

EL REY - Nos ocuparemos de mantenerla.

PADRE UBU - Os sobra bondad. (Sale.) Sí, pero, rey Venceslas, no por eso dejarás de ser degollado.


Escena VII

La casa de Ubu

GIRON, PILE, COTICE, PADRE UBU, MADRE UBU, CONJURADOS Y SOLDADOS; CAPITAN BORDURE.

PADRE UBU - ¡Eh! Buenos amigos, es el momento preciso de fijar el plan de la conspiración. Que cada uno dé su opinión. Daré primero la mía, Si me lo permitís.

CAPITAN BORDURE - Hablad, Padre Ubu.

PADRE UBU - Pues bien, amigos míos, soy partidario de envenenar sin más al rey atizándole arsénico en su almuerzo. Cuando quiera pastarlo caera muerto, y de este modo seré rey.

TODOS - ¡Fiu! ¡Vaya con el marrano!

PADRE UBU - Y bien, ¿no os gusta esto? Entonces que Bordure diga su parecer.

CAPITAN BORDURE - Yo soy partidario de sacudirle un sablazo que le raje de la cabeza a la cintura.

TODOS - ¡Sí! He aquí algo noble y valiente.

PADRE UBU - ¿Y si os pega patadas? Me acuerdo ahora de que tiene para las revistas unos zapatos de hierro que hacen mucho daño. Si yo su piese, correría a denunciaros para librarme de este cochino asunto, y creo que me daría también algún dinero.

MADRE UBU - ¡Oh! El muy traidor, cobarde, malo, y roñoso tipejo.

TODOS - ¡Abuchead al Padre Ubu!

PADRE UBU - ¡Ey! Señores, compórtense si no quieren oír lo que me guardo. En fin, consiento en exponerme por vosotros. De modo que, Bordure, tú te encargas de atravesar al rey.

CAPITAN BORDURE - ¿No sería mejor anrojannos sobre él todos a la vez berreando y aullando? De este modo tendríamos la posibilidad de arrastrar a las tropas.

PADRE UBU - Bien, entonces intentaré pisarle, él dará un respingo, y entonces le diré: MIERDRA, y a esta señal os arrojaréis sobre él.

MADRE UBU - Sí, y a la que muera tú tomarás el cetro y la corona.

CAPITAN BORDURE - Y yo correré con mis hombres en persecución de la familia real.

PADRE UBU - Sí. Y te recomiendo especialmente al joven Bougrelas.

Salen.

PADRE UBU (corriendo tras ellos y haciéndoles volver) - Señores, hemos olvidado una ceremonia indispensable. Hay que jurar empeñarse valientemente.

CAPITAN BORDURE - ¿Y cómo vamos a hacerlo? No tenemos cura.

PADRE UBU - La Madre Ubu hará las veces.

TODOS - Pues bien, sea.

PADRE UBU - ¿Entonces juráis matar realmente al rey?

TODOS - Sí, lo juramos. ¡Viva el Padre Ubu!

 

FIN DEL PRIMER ACTO

 


AnteriorPróximo