Ubu Cornudo

Editorial La Bondiola

Ubu Cornudo

de Alfred Jarry

ACTO CUARTO

Escena I

MEMNON, MADRE UBU.

Entre tanto Memnón ha vuelto a levantarse, se ha reajustado su casco y sus botas de pocero y va a hacer señales a la puerta.

MEMNON - Oh, dulce Madre Ubu. Puedes venir. Estamos solos.

MADRE UBU - Oh, amigo mío, que miedo he padecido por ti, oyendo tanto alboroto.

MEMNON - ¡Bah! Sólo lo siento por el tonel.

MADRE UBU - Es lo único por lo que no lo siento.

MEMNON - Nos miran. Sigamos esta conversación en otra parte.

Entran al fondo.

Escena II

Los mismos en el cuartito del fondo cuya puerta queda entreabierta. Voces del Padre Ubu y de los Palotinos afuera

PADRE UBU - ¡Cuernoempanza! Saqueemos la finanza del Señor Achas. Le empalaremos y tomamos su casa, y en esta casa buscamos ahora, o por nuestros remordimientos, donde podremos devolverle la parte sustancial de lo que le quitamos, es decir, la comida.

LOS PALOTINOS - En grandes cajas de hierro blanco

MADRE UBU - Es el señor Ubu. Estoy perdida.

Memnón- A través del postigo de la ventana veo a lo lejos sus cuernos
¿Dónde esconderme? ¡Ah! Ahí dentro.

MADRE UBU - ¡Ahí dentro no, dulce niño! Vas a matarte.

MEMNON - ¿Matarme? Por Gog y Magog, se vive, se respira aquí dentro es donde trabajo. ¡Una, dos, up!

Escena III

LOS MISMOS, LA CONCIENCIA

LA CONCIENCIA (asomando como un gusano en el momento Memnón se mete.) - ¡Uf. ¡Que golpe! El cráneo me zumba.

MEMNON - Igual que un tonel vacío.

LA CONCIENCIA - ¿No le zumba el suyo?

MEMNON - De ningún modo.

LA CONCIENCIA - Como un puchero roto. Tengo ese aspecto.

MEMNON - Mas bien el aspecto de un ojo dentro de un orinal.

LA CONCIENCIA - Efectivamente tengo el honor de ser la Conciencia del Señor Ubu.

MEMNON - ¿Es él el que ha arrojado a este agujero a vuestra inmaculada persona?

LA CONCIENCIA - Lo he merecido. Le he atormentado. Él me ha castigado.

MADRE UBU - Pobre joven.

VOCES DE LOS PALOTINOS (muy cercanas.) - Oreja al viento, sin achantarse...

MEMNON - Motivo por el cual vas a volver a entrar, y yo también, y la Señora Ubu también.

Descienden.

LOS PALOTINOS (detrás de la puerta.) - Manducamos por una charnela.

PADRE UBU - ¡Entrad, Cuernoempanza!

Irrumpen.

ESCENA IV

LOS PALOTINOS, llevando velones verdes. PADRE UBU, en camisa.

PADRE UBU (sin decir palabra, se sienta). Todo se hunde. Resurge en virtud del principio de Arquímedes. Entonces, muy sereno y digno, con la ropa que se ha puesto de un color más oscuro: - ¿Es que no funciona la bomba de mierdra? Contestad, u os descerebro.

ESCENA V

LOS MISMOS. MEMNON asomando la cabeza.

LA CABEZA DE MEMNON - No funciona en absoluto. Se ha detenido. Es como vuestra máquina de descerebrar, un sucio artilugio. No le tengo miedo. Puede ver que no hay nada como los toneles. ¡Tanto invento y no ha hecho más que caer y levantarse a lo largo de casi toda la obra.

PADRE UBU - ¡De por mi velón verde! ¡Voy a sacarte los ojos, tonel, calabaza, despojo de la humanidad!

Vuelve a meterle. Después se encierra en el cuartito con los Palotinos.

FIN DEL CUARTO ACTO.

AnteriorPróximo