La Voz del Lago Logan - lunes 1035 de diciembre de 1999


¡Flor de Cisma!

GARROTES DE CADENAS FUNDA NUEVA IGLESIA

En un hecho histórico que afectará las costumbres y tradiciones de millones de habitantes, el presidente Garrotes de Cadenas rompió relaciones con la Iglesia Católica y anunció la creación de la Iglesia de la Santa Cadena en su reemplazo.

Cuesta imaginar el por qué de tamaña decisión, pero según íntimos allegados al mandatario ésta habría sido tomada tras la reciente gira de Estado que realizara al Vaticano, al Gran Premio de Monza y al casino de Montecarlo. Se comenta que ante la negativa del Papa a aceptar el fin del mundo y concederle a Cadenas un santoral propio -ni siquiera a nivel local-, la irritación de nuestro presidente fue tal que allí mismo frente a las narices del Santo Padre abjuró de Cristo y, aprovechando la decadencia física del pontífice, le birló uno de los anillos. "Desde que entró a la catedral que se lo veía muy nervioso", admitió un funcionario, "incluso cuando fue al baño le pintó bigotitos a uno de los angelitos de bronce que adornan los mingitorios. Son divinos, yo me llevé uno".

Lo más sorpresivo fue que, tras el anuncio, la plana mayor de la Iglesia Católica en nuestro país dio su apoyo al presidente y se mostró dispuesta a seguir a Dios adonde sea que él fuere. "Esto es como el caso del futbolista que juega en Rompehuesos y lo transfieren a Sudor y Transpiración. Lo que le importa es la pasión que siente por el fútbol", afirmó Monseñor Justo Rosario de Cadenas.

En las calles, las reacciones fueron diversas y no faltaron las escenas de pánico colectivo. "Ahora no sabemos en qué creer y nos sentimos desprotegidos. Todavía no nos dijeron cuándo entrará en vigencia el nuevo Dios", expresó consternado un transeúnte. "Mientras tanto esto es tierra de nadie, señor," completa una vendedora de lencería al borde del llanto. "O mejor dicho, es tierra fértil para el pecado", remató una señora que se probaba un corpiño con transparencias ante el aplauso aprobatorio de los caballeros presentes.

Hubo también preocupación por el destino de los símbolos sagrados. "En casa tenemos cruces hasta en la cucha del perro ¿Qué vamos a hacer con ellas?" se preguntó César de Villa Garcés, un barrio muy religioso, sede del célebre convento de las Caramelitas Descalzas. A la vuelta del convento funciona la feria del chupasirios, que agrupa a más de cien comerciantes y artesanos que venden toda suerte de objetos ligados al culto católico. "Esté cismá nos va a arruinar", se queja Jean-Luc, un artesano de origen francés que llegó al país la semana pasada y ya se cree con derecho a opinar.

Pero para tranquilidad de todos ellos, el presidente ya ha anunciado que, para ahorrar incomodidades, el nuevo símbolo sagrado seguirá siendo la cruz con el agregado de una cadena enroscada a modo de bufanda. "La cruz nos parece un símbolo de debilidad; con la cadena se verá más machota, más acorde con nuestra ambición viril y expansionista", señaló el comisario Sargento García.

Para la astróloga presidencial, Nélida Tuelvejomes, esta será una excelente oportunidad para darle utilidad, de una buena vez, a su calendario. "Creo que la nueva religión debe basar sus celebraciones y festividades en el nuevo calendario loganiense, ya que le daría un toque de distinción único en el mundo. Por ejemplo, nuestro Mártir debería ser un nacido en día múltiplo de 100. Todavía no sabemos quién será o cómo se llamará pero seguramente surgirá de un casting muy selecto".

Hasta el momento, poco es lo que se sabe acerca de la nueva Iglesia. Sin embargo, trascendió que el presidente Garrotes de Cadenas convocaría a la población a enviar sugerencias para la conformación la nueva doctrina, en primer término estaría la confección de los nuevos 10 mandamientos.

Los bancos de las iglesias loganienses amanecieron envueltos con fuertes cadenas, como muestra de su adhesión al nuevo culto, y para evitar que los feligreses los sigan sustrayendo para llevar al empeño.