La Voz del Lago Logan - lunes 517 de diciembre de 1999


Y pegue, y pegue, y pegue Ramsés pegue...

Los Mayas y Aztecas eran... ¡Extraterrestres!

Cuando todavía están temblando las estructuras del mundo científico ante la infinitud del petróleo, nuestro excelso científico Ramsés III vuelve a patear el tablero con otra de sus geniales teorías.

El pasado jueves, en el Círculo de Amigos del Ajedrez Jugado con los Ojos Vendados, Ramsés anunció a la prensa que los Mayas y los Aztecas eran seres extraterrestres y presentó su libro de fotos “Recuerdos del Machu Pichu: espejo de un mundo más mejor”. Así lo explicaba el gran Ramsés:

Periodista: ¿Su teoría se inspira en las de Von Daniken?

Ramsés: Bueno, en parte sí. Pero se trata de una superación de las limitaciones de su hipótesis. El decía que los Mayas y los Aztecas fueron visitados, ayudados y guiados por extraterrestres, pero éso es una complejidad insostenible e inútil para los científicos del siglo XX.

Periodista: XXI...

Ramsés: Eso, XXI. Yo, en cambio, voy al grano. ¿Por qué andar buscando siempre explicaciones externas a los Mayas y Aztecas? ¿Por qué no decir sencillamente que eran ellos mismos los extraterrestres? Esto lo comprende hasta mi hijo de 34 años. Y así explicamos de manera irrefutable cómo hacían para armar esos dibujitos, el calendario ése raro que da vueltitas, y un montón de cosas más. Ahí está la clave. Von Daniken no la vió. Se enroscó con el asunto ése de los ovnis y las visitas extraterrestres, que sólo se las podría creer mi hijo de 34 años, pero que a nosotros los científicos del siglo XX nos dan risa.

Las conclusiones de la teoría de Ramsés son aún más reveladoras. Al parecer, ni Mayas ni Aztecas habrían sido dominados por los españoles. Como las razas extraterrestres que hoy conocemos como Mayas y Aztecas eran sumamente pacíficas y no poseían armamento apropiado para enfrentar a los conquistadores, se embarcaron en sus transportes intergalácticos hacia el satélite NGC6929, famoso por sus sofisticadas armas a bajo precio al no estar gravadas con molestas cargas impositivas. Mientras tanto, en una sutil maniobra para ganar tiempo y distraer a los españoles, dejaron en su lugar una amplia gama de magistrales hologramas, que serían ésos a los que el otro día agarraron vendiendo coca por kilo en Nueva York o los que hace poco marcharon hasta el DF Mexicano para reclamar por sus derechos.

Lo interesante es que, siendo que NGC6929 está a 255 años luz de la Tierra y que el viaje de ida –recorrido a velocidad de la luz- dura entonces exactamente 255 años, en 1747, cuando aún no habían llegado a nuestro planeta ni la modernidad ni la revolución francesa ni la guillotina haciendo horas extras ni el barco a vapor, Mayas y Aztecas llegaban a destino y se armaban hasta los dientes con un poder de fuego suficiente para destruir la Tierra 0,375 vez. De acuerdo a los complicados cálculos de Ramsés, los Mayas y Aztecas estarán de regreso el año que viene y con ánimo de venganza. El mensaje final de Ramsés, especialmente dirigido a los de la última fila, que se jactaban de descreer en las aplicaciones prácticas de la ciencia y apoyaban las patas en la cabeza de los de la fila de adelante, fue muy claro al respecto: "Agárrense los que vivan en España..."

Las teorías de Ramsés darán un gran impulso a la economía. Los hologramas como éste podrán ser explotados alegremente por sus patrones, al no corresponderles los derechos laborales estipulados para los humanos.