La Voz del Lago Logan - Nº 11 - Junio de 1997

Notable golazo de la arqueología

Hallan momia de Jamón Betún I

 

El cadáver momificado hace 2300 años de Jamón Betún I, “el cocido”, antiguo monarca del reino del lago Logan, fue encontrado ayer por un grupo de plomeros municipales. El impresionante hallazgo sucedió en la cañería de una humilde vivienda en las afueras de Logan City.

La investigación comenzó hace cuatro días, cuando en el edificio municipal se recibió de médico un llamado anónimo que prefirió mantenerse en el anonimato. Según fuentes de confianza, la voz dijo textualmente: “Hace tres meses tres que tengo la cloaca tapada y no me la arreglan. ¿Qué carajo están esperando? ¿Que los soretes me tapen? Los viá matá todos, los viá…”. Luego colgó.

“Por la voz lo reconocimos”, confesó el empleado Tristán Pinzón (54). “Se trataba de Pascual el carnicero (47). Así que fuimos cinco (5) o seis (6) a su casa a fajarlo”. Cuando llegaron a la vivienda del carnicero quedaron petrificados por el tufo a podrido. Decidieron que Pascual tenía razón en protestar y, tras un suculento asado, pusieron manos a la obra. “Realmente no fue difícil”, relató otro empleado, Orlando Lucarno (38). “Como la casa no pesaba mucho, la levantamos entre todos y la pusimos a un costado. De esa forma dejamos las cloacas al descubierto”. La puerta hacia el hallazgo empezaba a abrirse.

“Metimos al Pepe (7), que es un palito, por uno de los caños pa’ que viera dónde estaba taponado”, nos confió otro plomero. “Como tardaba en volver, decidimos ir a tomar unos mates”. Tras varias horas de amena mateada, los obreros municipales comenzaron a extrañar a su compañero. “Más que nada porque él ceba muy bien”, comentó Lucarno. Rompieron un poco el caño principal y se zambulleron a buscarlo. Fue durante esta incursión que hallaron la momia que era el cuerpo extraño que obstruía el caño durante todo el año provocando tanto daño en el terreno aledaño. “Claro, el muy maricón tardaba porque se había desmayado cuando vio el bicho éste, la momia ésa que había ahí”, comento Pinzón (55), el jefe de la cuadrilla. Luego de solicitarle al carnicero Pascual la coima fijada en el tarifario se retiraron con la momia y una tira de chinchulines cada uno, prometiendo volver pronto para terminar la reparación.

Intervienen los expertos

Al enterarse del importante halazgo, se apersonaron en la municipalidad tres distinguidos arqueólogos (3) de la Universidad del Lago, reclamando se les dejara estudiar el cadáver. Tras grandes esfuerzos para convencer a los empleados municipales que lo venían utilizando como blanco para jugar a los dardos, obtuvieron el permiso mediante un generoso aporte a la caja sindical.

Tras una rigurosa inspección ocular, los científicos dictaminaron que se trataba de una momia, dejando así en claro los allí presentes que se hallaban ante tres (3) eminencias en la materia. Pero pronto surgieron las diferencias de criterio, producto seguramente de distintas corrientes científicas. “Yo creo que se trata de una momia negra”, opinó el licenciado Arnoldo Garófalo Treintaicuatro (35). En cambio, el experimentado licenciado Chungo Robeledo Asconzábal (60 Constitución-Tigre Hotel) afirmaba que se hallaban ante una momia blanca. Entremedio de los gritos que ya estaban al orden del día, impuso su voz de castratti el licenciado Luis Piedramuerta (38). “Es la momia justiciera”, dijo. Todos padilecieron, y el silencio se hizo insoportable. Se cargaron la momia a los hombros y se la llevaron para el laboratorio.

Luego de un incómodo y poco afortunado viaje en colectivo hasta el Departamento de Ciencias, le realizaron al cadáver las pruebas de carbono 14 (el borracho) y ADN. El resultado fue sorprendente, pero no pudieron interpretarlo. Una lástima.

Intervienen más expertos

Este vergonzoso fracaso no amilanó a nuestros tres científicos. Enseguida recurrieron al libro gordo de Chacalito, llamaron al profesor Mendibé Galván (15) y vieron dos (2) horas del Discovery Channel. A partir de entonces, todo cambió y resolvieron el enigma a la luz de los nuevos conocimientos adquiridos.

Con asombro, descubrieron que se trataba nada menos que del cadáver momificado del antiguo rey Jamón Betún. Al principio no sabían si se trataba de Jamón Betún I, “el cocido”, o de su hijo Jamón Betún II, “el crudo”. Algunos exámenes extracurriculares demostraron que se trataba del primero de ellos, que reinó en el Lago Logan durante el Siglo IV A.C., siendo el tercer monarca de la dinastía Torgelón, fundadora del reino en el siglo V A.C. tras vencer al poderoso ejército de los turcos otomanos y a cinco violentos pescadores de cornalitos

Esta momia es hasta el día de hoy la más antigua hallada en el país. Se prevee o se prevé que esta valiosa pieza arqueológica será exhibida a partir del mes que viene en el museo Delleprado, donde se prevee o se prevé será afanada por algún punga de poca monta.


Ediciones:
Anterior / Próxima
Notas relacionadas
Página al azar
Otras Ediciones
Volver a La Bondiola