La Voz del Lago Logan - Nº 10 - Noviembre de 1996

La ciencia es infalible: desconfíe de los hechos

El científico Ramsés III, célebre en todo el mundo por descubrir que los sombreros piramidales aumentan la inteligencia, conmovió ayer otra vez nuevamente de vuelta al mundillo de la ciencia.

Basándose en la observación paciente y tras complicados cálculos con el ábaco, el célebre científico Ramsés III llegó a la por demás reveladora conclusión de que los sordos pueden oír. El anuncio fue formulado por el propio Ramsés en un reportaje a la revista “Lisiados y Famosos”. La afirmación del científico por ahora sólo ha desatado una oleada de críticas. Desde el ámbito científico se oyó la voz del respetado Doctor Piero Gabini, quien tildó de “chanta, patán y culosucio” a Ramsés. También puso en duda la teoría de los sombreros piramidales, basándose en un científico “eso no puede ser nunca”.

La Asociación del Sordo Orgulloso de Serlo (ASOS) también apuntó contra Ramsés. El presidente del organismo, Jorge Gabini, dijo que “esta imprudente aseveración pondrá en duda la credibilidad de miles de sordos que sobreviven gracias a la limosna pública y al exhibicionismo en privado”.

Consultado por nuestros cronistas, un mendigo sordo, llamado Raffo Gabini, dijo que desde que Ramsés formuló sus declaraciones, las limosnas descendieron un 67,2%. “La gente sospecha mucho ahora. ¿Que si es verdad lo que dice Ramsés? No señor, ¡qué va!”, bramó Gabini.

Además, la Comunidad de Ciegos Cristianos se mostró indignada también. “Si ellos pueden oír, nosotros queremos ver” dijo celoso Jesús Gabini mientras el perro lazarillo le meaba el pantalón.

Algunas versiones afirman que Ramsés III estaría preocupado por supuestas amenazas telefónicas anónimas que recibió de parte de oyentes de FM 109.7, La Radio del Sordomudo, y habría pedido protección policial al Comisario Sargento García, quien con su particular sentido del humor habría hecho oídos sordos al reclamo.


En esta edición:
Anterior / Próximo
Notas relacionadas
Página al azar
Otras Ediciones
Volver a La Bondiola