La Voz del Lago Logan - Nº 9 - Mayo de 1996

Sienta jurisprudencia un acertado fallo judicial

Bembo, la simpática mascota del juzgado
  

El histórico caso tiene su origen en la mañana del 6 de mayo por la tarde, cuando Lorenzo Sosa y Camilo Andrada asaltaron a cara descubierta a Marcelo Sánchez Flores, reputado comerciante y padre de siete hijos. Según Carlos María Cedrón (68 años, jubilado y dueño del kiosco ubicado en la esquina de Soldado Subín y J. Lagos, quien no quiso revelar su identidad por miedo a represalias), ante la resistencia de Flores de entregar su billetera los asaltantes decidieron tomarla por su cuenta, no sin antes romperle la cara a trompadas. Flores fue internado en el Hospital Dogor R. Zambrano en estado de coma cuatro, donde falleció al día siguiente de un tiro en la nuca ejecutado por el director del citado nosocomio, Doctor Francisco Lapipetta, quien deseaba evitarle tanto sufrimiento.

El juez que entiende en la causa, Dr. Efraín Garrotes de Cadenas, aceptó la argumentación esgrimida por la defensa de los dos delincuentes y condenó al occiso a la pena de diez años de reclusión sin atenuantes por los delitos de portación de moneda y resistencia al atraco.

La declaración del kiosquero fue vital para esclarecer que Flores, en un intento desafortunado de eludir a los asaltantes, les había dicho en un primer momento que no tenía dinero, lo cual constituye indubitablemente un acto de mala fe pues, como probó la desinteresada actitud de los dos criminales, de hecho lo tenía.

La situación de Flores podría complicarse, pues a poco de hacerse efectiva la condena se radicó en el juzgado en lo correcional Nº 147 de Villa Pantano una denuncia efectuada por Facundo Torrontés, compañero de celda del occiso, quien lo acusa de olores molestos. Si la causa siguiera un curso favorable, como todo indica que va a suceder, Flores podría ser condenado a 163 años de trabajos forzados, limpiando los baños de la Estación Terminal de Trenes con la lengua.


Ediciones:
Anterior / Próxima
Notas relacionadas
Página al azar
Otras Ediciones
Volver a La Bondiola