La Voz del Lago Logan - Nº 8 - Diciembre de 1995

Las aventuras del Osito Totito, el Travieso


Como todos los años, el osito Totito veranea en Punta Cachalote, la playa top de los osos más cancheros. Claro que el osito Totito nunca fue un oso canchero, pero encajaba bien en Punta Cachalote ya que todo oso canchero necesita un osito Totito de quien mofarse. Y como al osito Totito le gustaban las tortillas de papilla, era el centro de todas las bromas y algún que otro botellazo de pickles; el osito Totito, tan buenazo, en lugar de enojarse se agachaba feliz y recogía los pickles uno por uno, y los agregaba a sus tortillas de papilla, salvo los cebollines que no eran de su agrado. Totito, incluso, se esforzaba porque lo humillaran y así obtener más pickles.

Ocurrió un día que el osito Totito, tan despistado pobre, bajó a la playa sin haberse puesto la malla, y todas las osas estallaron en carcajados porque Totito no tenía pito, sino un trébol de tres hojas que hacía juego con sus ojotas de mimbre. Enseguida apareció el oso Terence que luego de escupirle un carozo de damasco en la oreja le afeitó las cejas, le ató catorce botellas de pepinillos en vinagre a las patas, y lo arrojó al mar desde el muelle.

Viéndose perdido, lo único que atinó a decir el osito Totito fue “qué feliz que soy, de morir rodeado de quienes me quieren en esta playa paradisíaca”.


En esta edición:
Anterior / Próximo
Notas relacionadas
Página al azar
Otras Ediciones
Volver a La Bondiola