La Voz del Lago Logan - Nº 3 - Abril de 1994

Espacio de publicidad

¡Usted también puede ganar fortunas con la Medalla del Cacique Taparió!

Yo era igual que Usted. No tenía trabajo. Había pasado por todo: plomero, taxista, chofer de bondi y hasta canillita. Pero todo era inútil. Si hasta estaban a punto de desalojarnos de la casita prefabricada que con tanto amor habíamos levantado en Villa Pantano, porque por ahí iba a pasar la autopista. Estábamos como el culo. Y al igual que Usted, yo no creía en la magia. Pensaba que todo lo que con ella se relacionara era puro cuento, engaño, patrañas. Pero un día, ya harta de comer de las sobras que dejaba el perro, mi mujer me encaró y me dijo: “Dale Pichi, ¿porqué no probás con la Medalla del Cacique Taparió? Ya probamos con todo y no hay esperanza. A esta altura, ¿qué es otra oportunidad perdida?”

La verdad es que me costó. Pero al final me decidí. Sí, mi mujer tenía razón. Así que junté los pocos pesos que me dieron por nuestro televisor color y puse un aviso en el diario. A los dos días no lo podíamos creer. Cuando vimos al cartero cargar con tanto bulto pensamos que era para otra gente, pero resultó ser que nos habían llegado miles de cartas. Y en cada una de ellas ¡había un giro postal! Y todo gracias a la Medalla del Cacique Taparió y a El Secreto de la Riqueza y la Fortuna, secreto que hoy comparto con Usted.

Cuando puse el aviso en el diario ofreciendo la Medalla del Cacique Taparió con El Secreto de la Riqueza y la Fortuna a vuelta de correo de un giro postal por $39,90, ¿Usted se cree que les pensaba mandar algo a los que mandaran el giro? ¡NO! ¡La dichosa Medalla nunca existió! Y por fin salimos de pobres; embolsamos toda la guita y mandamos Villa Pantano, la Autopista y al Lago Logan a la reputísima madre que los remil parió y nos fuimos a vivir a Miami, a un chalet californiano con seis ambientes, pileta y mucama. Y tanta guita alzamos que nos compramos un Mercedes y hasta nos alcanzó para hacernos la cirugía estética, porque si no en cualquier momento Interpol nos hace la boleta.

Aníbal C.

 

¡Sí!
Les pido, les ruego, les imploro y les suplico que me envíen por sólo $39,90 a debitar de mi tarjeta de crédito, la Medalla del Cacique Taparió con el secreto de la riqueza y la fortuna.
Enviar
Nombre: 
Dirección: 

Tarjeta de crédito: 
Clave de seguridad:

Sexo:  Sí     No     NS/NC


En esta edición:
Anterior / Próximo
Notas relacionadas
Página al azar
Otras Ediciones
Volver a La Bondiola