La Voz del Lago Logan - Nº 2 - Diciembre de 1993

Recetas modernas para la mujer fácil
Escribe Blanca Crota
Esta receta me la enseñó mi abuela Tita cuando yo era muy pequeña. Es una receta que, como todas las de aquellas épocas, requiere una gran dedicación, subordinación y valor. Pero no deje de tomar en cuenta, señora, que estas recetas suelen ser muy llenadoras y más que útiles cuando es necesario alimentar a su marido y a sus tres pequeños, rechonchos como rinocerontes y casi tan inteligentes.

Lo mejor de esta receta es que no consta de muchos ingredientes y los pocos que requiere están al alcance de cualquier ladrón de pasacassettes como su marido, que ya que come como un troglodita podría por lo menos pagar lo que se lleva a las fauces, y sino que se vaya a comer a una fonda, qué se cree.

Como todas sabemos, señora, en todo plato son tan importantes los ingredientes como el amor que se pone en la preparación. Un plato hecho con amor y esmero es un halago al paladar, mientras que uno hecho rápido, a despecho, con bronca y resignación suele ser un ladrillo incomible, repugnante y vomitivo. Sino recuerde, señora, la vez que, por pelear con su marido, se le quemaron los patys.

Por eso, señora, haga como Nacha Guevara y deje que entren en su cuerpo sólamente las buenas ondas y el bisturí de un buen cirujano. La comida y la vida del ama de casa pueden pasar de ser una rutina de mierda a un verdadero placer en el que se conjugan el amor, la imaginación y la imbecilidad.

Niños Envueltos

Preparación de los ingredientes:

Se toman dos nenes saliditos del preescolar, y se los ata con diez metros de hilo sisal; y para que no llamen gritando a su mamá se les encaja en la boca una papa al natural.

Estribillo:

La bruja va a cocinar, vuelta y vuelta se van a dorar; la bruja va a cocinar niños envueltos. La bruja va a cocinar, vuelta y vuelta se van a dorar; la bruja va a cocinar Hansel y Gretel.

Cocción:

Se los mete en una olla con una pizca de sal y se les agrega dos tazas de alcohol de quemar; se revuelve para que no se vayan a pegar, y se les da un golpe de horno caliente para gratinar.


En esta edición:
Anterior / Próximo
Notas relacionadas
Página al azar
Otras Ediciones
Volver a La Bondiola