La Voz del Lago Logan - Nº 1 - Noviembre de 1993

Espacio Literario

Concurso de poesía infantil

Como fuera prometido, aquí aparecen publicadas las letras ganadoras del concurso de poesía recientemente realizado entre los alumnos de 1º grado inferior de las escuelas diferenciales de todo el país.

En un cóctel ofrecido el 9 del presente se realizó la entrega de premios donde el feliz ganador, Diego Cuccurulo, recibió un viaje a pie a Bariloche para él y toda su división.

 

1º Premio:
California no debe ser un mal lugar para vivir

Cuando era chiquitito
mi papá el maldito
me quiso matar
y me mandó a dejar
en un bosquecito
pero un pastor
me recogió
y me salvó

Y un día iba
por un caminito
y un señor el muy maldito
no me quiso dejar pasar
y lo tuve que matar

Y el señor era un rey
y me cogí a su mujer
y fui papá
y fui mamá
y fui hermano
y fui sobrino
y fui cuñado

Porque yo soy
Edipo Rey

Mi mamá me mima
mi mamá me mama
mamo a mi mamá

Porque yo soy
Edipo Rey

Nadie se atreva
a tocar a mi vieja
porque mi vieja
es lo más grande que hay

 

Diego, 7 años

2º Premio:
Línea 69

Hoy te vi en el colectivo
Creo que me enamoré
Te sentaste al lado mío
Dos cuadras y te besé
Ahora que hay pocas personas
Viajando para El Palomar
Voy a sacarte la ropa
Nena vamos a garchar

Línea de mierda, bondi del orto
Nunca en la vida te vuelvo a tomar
Todo el camino por empedrado
Que ni con regla la pude embocar

 

Joaquín, 5 años

3º Premio:
El Marciano Drogadicto

Un marciano drogadicto se paseaba por Florida
Se quejaba de los precios
Su vida se consumía
El marciano enciende un porro
Se olvida de los precios
Se olvida de Florida, se olvida de la
vida
Y la gente lo miraba
lo tocaba y no creían
lo que sus ojos veían
Un marciano drogadicto, un marciano drogadicto ¡Ooooh!

Es drogadicto, es drogadicto
debe tener SIDA, dene tener SIDA
las autoridades deben deportarlo, ¡ya!

El marciano el otro día pensó en su planeta
Y no pudo evitar que rodara una
lágrima
El marciano toma un ácido
Y voló hasta la luna
Voló a su planeta y tocó el
sol
Y los astronautas lo miraban
lo fotografiaban y no
creían
lo que sus ojos veían
Un marciano drogadicto, un marciano drogadicto ¡ooooh!

 

Patricio, 6 años


En esta edición:
Anterior / Próximo
Otras perlas literarias
Página al azar
Otras Ediciones
Volver a La Bondiola